Una regla de vida

  • Hacer todo el bien que pueda a los demás. Hacer todo lo que armonice con amarles, que el amor sea mi guía. Cuando tenga dudas sobre como actuar con alguien preguntarme ¿Qué armoniza mas con amarle? y hacer eso. También a mi familia. Lo que haces al otro a ti mismo lo haces. Para ubicarme en la actitud correcta hacia mi prójimo es util recordar que Dios le ama.

  • Perdonar las ofensas del prójimo (para esto hacer lo posible por olvidarlas y no recordarlas) e ir hacia la mansedumbre y paciencia. Ser templado en el habla, también cuando me sienta atacado. Evitar los reproches. Evitar la reacción automática. No devolver mal por mal. Que no me importe lo que me hagan o hagan los demás sino lo que haga yo. Fundar mi felicidad en lo que hago yo, no en lo que hacen o me hacen ni en lo que pasa o me pasa.

  • Evitar buscar el placer exterior sino buscar la felicidad interior que no depende de las circunstancias exteriores. Evitar los caprichos en el comer, la lujuria.. Sin caer en un forzamiento excesivo que nos impida vivir agradecidos, procurar traer el cuerpo sujeto y no dejarme dominar por sus apetitos.

  • Oración toda la que pueda y fuera de los ratos exclusivos de oración traer siempre presente al Señor alimentando la conciencia de su presencia considerando que Él es, que está ahí, recordando que existe y permaneciendo en una suave atención a Él, como si estuviese ante Él. Andar y hablar ante Él, con la mirada puesta en Él, ayuda a caminar recogido, a no pecar, a no alimentar malos pensamientos y a comportarnos con autenticidad, tal cual somos, sin aparentar; sin mascaras ni hipocresía; en la verdad. Esta es la mejor ayuda para cumplir los anteriores puntos. Cuando las divagaciones sean demasiado fuertes y me impidan permanecer en esa suave atención a Él, o cuando me sienta con ganas, repetir la oración de Jesús. Ambos métodos evitan las divagaciones mentales. Además de la oración de Jesús y la suave atención a su presencia, es útil recordar que siempre está con nosotros escuchándonos y dirigirle pequeñas oraciones en nuestro interior con nuestras propias palabras a lo largo del día.


    Esta breve guía apunta hacia donde debo tender. Hacer lo que pueda y si no puedo cumplirla por entero o fallo no agobiarme sino permanecer tranquilo haciendo lo que este en mi mano procurando tender hacia su cumplimiento.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s