El árbol de la vida

Como se indicó en la entrada Arquetipo e imagen, la realidad terrenal está llena de reminiscencias o imágenes de realidades espirituales de donde toman su realidad y donde se fundamentan.

Una de estas imágenes es el árbol. El árbol es imagen del reino de los cielos, de Cristo. ¿En que consiste este reino de los cielos? El reino de los cielos es Cristo. Vivir en Cristo es ser con su ser y vivir con su vida. Solo hay una vida, la suya. Solo Él es. Cuando nos unimos a Él, fuente y fundamento de todo, somos uno con todo, todo es uno y todo es Él. Esta es la muerte de la muerte, que Cristo sea todo en todo y esto es sentarnos en su Santo trono, Ser en su Ser y vivir en su vida; que nuestro ser sea el suyo y nuestra vida sea la suya.

Así vemos que el reino de los cielos, el mundo nuevo en donde todo es Cristo y Cristo es todo, es semejante a un gran árbol o a una vid donde todo está interconectado y unido. Las ramas unidas al tronco y el tronco hundido en el mas allá de todo. Así como los sarmientos de la vid son miniaturas de la vid total en una relación fractal en los que el tallo central del sarmiento es análogo al tronco, nosotros somos pequeñas manifestaciones de la vid, Cristo, y estamos contenidos en Él. El que le ve a Él ve todo. Llegar a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo Ef 4:13 significa que la semilla, nuestra condición terrena, ha muerto, germinado y dado a luz el árbol verde, nuestra naturaleza eterna de Hijos de Dios.

Este árbol verde es una rama del gran árbol, Cristo, que unde sus raices en el Padre invisible, ilimitado, mas allá de todo Nombre y manifestación. La rama es una miniatura fractal del gran árbol, es parte del gran árbol y como tal, es el gran árbol. Unida a Él se nutre de su sabia, de su sangre, de su vida.

Pidamosle a Nuestro Señor Jesucristo que nos conceda vivir en su vida y ser en su ser.


Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo. Efesios 4:13

Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que tomándolo alguno lo sembró en su campo: El cual á la verdad es la más pequeña de todas las simientes; mas cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas. Mateo 13:31-32

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer. Juan 15:5

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, constituyen un solo cuerpo, así también es Cristo. Pues por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu. Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. 1 corintios 12:12-14

Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él. 1 corintios 12:27

En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Apocalipsis 22:2


El Principio. Génesis 1:1-5 y Juan 1:1-5.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Génesis 1:1-5

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no la comprehendieron. Juan 1:1-5

   

Podemos interpretar las palabras del Génesis de dos maneras distintas. Una es interpretando que se refieren a la creación del mundo o macrocosmos. La otra es interpretando que se refieren a la creación del hombre o microcosmos. La relación directa entre macro y microcosmos; entre el hombre y el universo, nos permite aceptar como válidas ambas interpretaciones, pues la una no es sino el reflejo exterior de la otra, siendo ambas la manifestación en distintos planos de una misma realidad. Así, la historia y los acontecimientos que atravesará la creación exterior son la manifestación exterior de la historia y los acontecimientos que han de atravesar las almas hasta dar a luz a Cristo y, análogamente, la Nueva Creación como expusimos en la entrada “la gran señal en el cielo”. Así, el fuego que habrá de abrasar la vieja creación que menciona San Pedro en 2 Pedro 3:7 y 3:10 es la manifestación exterior del fuego que ha de abrasar nuestra vieja naturaleza que no es otro sino el Espíritu de Dios, que es fuego consumidor para nuestra vieja naturaleza bajo la maldición de la ley pero luz, agua y Paz para el Hombre Nuevo creado a imagen del Señor. La relación directa entre el hombre y el universo es la causa de que nuestras obras y nuestro estado interior repercutan sobre todo el universo. Así, quien pronuncia el nombre de Jesucristo en su interior de alguna manera lo pronuncia sobre toda la creación y quien se acerca a Jesucristo y se une con Él acerca y une a Jesucristo a todos y a todo lo demás y, volviendo a reinar sobre ella, devuelve la creación al reposo del Sabbath.

Estas distintas formas de interpretación, interior y exterior, son aplicables no solo a este relato del Génesis sino a todas las escrituras, siendo la interpretación interior la que a lo largo de la historia se ha calificado como “El sentido espiritual de la escritura”. Así, las distintas historias que se narran en la Biblia, mas allá de la realidad histórica que puedan describir tienen un sentido alegórico que apunta a realidades interiores de las que todas las almas participan y cuyo mensaje, por lo tanto, nos incumbe directamente en nuestra travesía hacia la tierra de los vivientes. Así, por poner un ejemplo, desde los orígenes del Cristianismo, numerosos místicos han identificado los pueblos enemigos de Israel como la personificación alegórica de las distintas tendencias humanas que nos alejan de Dios y por tanto de la felicidad. En mi opinión, estos relatos son de una naturaleza paradigmática y su realidad histórica obedece, no solo a los acontecimientos históricos narrados en ellas sino también a toda manifestación en el plano físico de las realidades interiores de las que toda alma participa a las que hacen referencia estos relatos.

Volviendo a los textos que pretendemos comentar, en primer lugar llama la atención su paralelismo. Ambos relatos comienzan con “En el principio”, que es la traducción de la palabra hebrea Bereshit. Los manuscritos arameos del evangelio de Juan también comienzan con esa palabra Bereshit que en griego se traduce como Arché. De esta manera, parece que lo que el apóstol Juan nos quiere comunicar es que este principio en el que Dios creó los cielos y la tierra es el Verbo de Dios, que era con Dios y que era Dios. En colosenses 1:15-18 San Pablo describe también como todo fue creado en Él y en 1:18 lo llama explicitamente “Principio”. También en Apocalipsis vemos como nuestro Señor se autodenomina “principio de la creación de Dios” Apocalipsis 3:14 y Alfa y Omega, principio y fin. Este verbo de Dios, es la manifestación de Dios, la imagen de Dios 2 cor 4:4. Dios, silencio incognoscible e ilimitado, se pronuncia a si mismo en su Verbo haciéndose cognoscible. Es en este Verbo de Dios, primera determinación del Dios indeterminado, Ser puro, luz, verdad y vida en quien todo se sustenta colosenses 1:17 hebreos 1:2 y “donde” fue creado todo lo demás colosenses 1:16. Así pues, es en su Verbo donde nosotros somos y donde fueron creados y se sustentan nuestro cielo y nuestra tierra. 

El cielo es el espíritu, la parte mas sutil del Hombre que está en contacto con Dios y la tierra alude a la materia y a los instintos mas animales y primitivos que hay en nosotros. Así la serpiente fue condenada a arrastrarse sobre la tierra tras tentar a Eva, esto es, a no tener ninguna comunión con Dios y nosotros nos arrastramos con ella llevando su imagen y tragando el polvo de las miserias del exilio hasta que, por EL Espíritu de Cristo, nuestra tierra se sujeta a nuestro cielo, nuestra carne a nuestro Espíritu y se nos concede lo que pedimos en el Padre Nuestro: Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo y, ya en comunión con Dios, gozamos de la verdadera vida comiendo el verdadero pan de cada dia, la carne de nuestro Señor Jesucristo, el maná escondido Ap 2:17 que da vida al mundo. Hasta entonces estamos en tinieblas y dormimos en la noche de la muerte. Vagamos errabundos por nuestra tierra desordenada y vacía hasta que Cristo, verdadero Sol, amanece despertándonos y se hace de día. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para que seamos iluminados con el conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. 2 Cor 4:6

Mas adelante, en Génesis 1:26 se describe la creación del hombre. Esto parece anular la posibilidad de interpretar los versículos anteriores como aludiendo a la creación del hombre como hemos hecho. Sin embargo, debemos observar que El Hombre fue creado en el día sexto, el último de las criaturas, a imagen de Dios como corona y colofón de todas ellas, para regir y señorear sobre todo lo demás. Todo lo creado anteriormente, cielo, tierra, animales, plantas alude a realidades que forman parte de la naturaleza del Hombre, pues para regir sobre ellas tienen que formar parte de el. El Hombre es la perfecta síntesis de todo ello, el cúlmen y corona de la creación. Solo en el día sexto, cuando se dice que Dios creó al Hombre a su imagen, se da el título de Hombre a lo creado. Es en el Hombre donde la creación alcanza su reposo, el Sabbath. Tras el pecado original, hemos perdido la imagen de Dios y no somos dignos del título Hombre; hemos dejado de regir sobre todo lo demás y la tierra no tiene Rey; la discordia, nuestra discordia, reina en ella. En Jesucristo, El Hijo Del Hombre, nuestra naturaleza es elevada y restaurada de nuevo y, justificados por la Gracia, volvemos a ser Hombres verdaderos a imagen de Dios y a reinar con Cristo sobre el todo devolviendo la creación al perfecto reposo Sabbático.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Génesis 1:1-5

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no la comprehendieron. Juan 1:1-5

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.2 Cor 4:6

Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. Deut 4:24Porque nuestro Dios es fuego consumidor. Hebreos 12:29

15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; 18 y él es la cabeza del cuerpo  que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; Colosenses 1:15-18

1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, Hebreos 1:1-3




El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo

Dios se manifiesta a sí mismo a través de su verbo. El verbo es Dios manifestándose, diciéndose a sí mismo hacia el exterior a fin de manifestarse y obrar en su creación. El verbo no puede tener una conciencia distinta del Padre, ni amar al Padre como a una persona distinta de Sí. No es una persona distinta de Sí, es Dios manifestándose.

Ese Dios que se manifiesta a través de su verbo, se hizo hombre en el vientre de María, autolimitando su divinidad completamente, haciéndose completamente hombre, con todas las limitaciones y con toda la dependencia de Dios de un hombre. Este, Jesucristo, es el primer ser Humano regenerado, que no está bajo el yugo del pecado de Adán, por eso tras morir resucitó de los muertos. Por eso se le llama El primogénito de los muertos. Este Hombre nacido de María es al que se le llama “EL Hijo de Dios”. AL estar la humanidad sepultada en el pecado, fue necesario que el único Dios se hiciese Hombre y resucitase de los muertos a fin de abrir el camino de la regeneración.

Dios Padre nació como Hombre; con toda la necesidad de Dios, y con todas las carencias y necesidades de cualquier otro hombre; y como Hombre que era oraba a su Padre; a Dios. A este Santo ser que nació es a quien se llama “EL Hijo de Dios” Lc 1:35

Una vez resucitado envió su Espíritu Santo a los que en El creyeron. Este Espíritu Santo (Hechos 16:6), Espíritu de Cristo (romanos 8:9), Espíritu de Jesús (Hechos 16:7), Espíritu de Dios (romanos 8:9), Espíritu de nuestro Padre (Mateo 10:20), un único Espíritu (Efesios 4:4), es la presencia de Cristo en nuestros corazones (Romanos 8:9-11), el que reproduce la sagrada imagen de la humanidad sin pecado de Jesucristo; de la humanidad regenerada en nosotros y nos hace “Hijos de Dios”.

De manera que la trinidad es el único e indivisible Dios manifestándose de 3 formas distintas a fin de salvar a la humanidad caída: 1- como Padre (como Dios) 2- como Hijo (como un ser Humano, Jesucristo) 3- Como Espíritu Santo (como su presencia en nuestros corazones que nos redime regenerando nuestra imagen caída a imagen de Dios Hijo, haciéndonos Hijos.)

———————————-

Ahora bien, si leemos el libro de Apocalipsis , aunque es dificil darse cuenta podemos traer mas luz a esta economía de la salvación:

San Pablo, en 1 cor 15:24-28 dice:

Luego el fin; cuando entregará el reino a Dios y al Padre, cuando habrá quitado todo imperio, y toda potencia y potestad. Porque es menester que él reine, hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será deshecho, será la muerte. Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice: Todas las cosas son sujetadas a él, claro está exceptuado aquel que sujetó a él todas las cosas. Mas luego que todas las cosas le fueren sujetas, entonces también el mismo Hijo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todas las cosas en todos. 1 cor 15:24-28.

Si vamos a Apocalipsis vemos que esto está descrito. En Apocalipsis 20:14 tiene lugar la muerte de la muerte (1 cor 15:26) Y a partir de ahí es cuando Cristo sujeta al Padre todas las cosas para que Dios sea “todas las cosas en todo” esto es justo a continuación de que la muerte es vencida. Es cuando viene el cielo nuevo y la tierra nueva en Apocalipsis 21 y 22, justo a continuación de la séptima copa de la séptima trompeta del séptimo sello, en la plenitud del 777.

Bien, si analizamos , vemos que antes de que la muerte sea vencida y Cristo sujete al Padre todas las cosas para que Dios sea “todas las cosas en todos”; Cristo se presenta a si mismo como alguien distinto del Padre, de Dios. Todavía habla como un ser Humano, no como Dios. Esto es así en Apocalipsis 5:6 y en Daniel 7:13. En donde se describe al cordero enfrente del trono y del que está sentado en el trono. También es así en Ap 1:6, Ap 2:7, Ap 2:27, AP 3:2, Ap 3:5, AP 3:12, AP 3:21 Donde se refiere a Dios como su Dios y su Padre.

Sin embargo, justo después de que la muerte ha sido derrotada, en la séptima copa de la séptima trompeta del séptimo sello, en la plenitud del 777 , cuando ya “el mismo Hijo se ha sujetado al que le sujetó a El todas las cosas”, Jesucristo se sienta en el Santo trono de Dios y a partir de ahí ya no habla como alguien distinto del Padre y deja de hablar como Hijo. Aquí es cuando dice : Apocalipsis 21:5-6-7 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.

Dice “hecho está” (paralelo a Juan 19:30), donde indica que su obra redentora se ha cumplido plenamente. Dice “yo seré su Dios y el será mi Hijo”. Es decir, ha pasado de ocupar el lugar de Hijo y de Humano a ocupar el lugar de Dios y de Padre. Además vemos que a partir de ahí, en Apocalipsis 22:3-4 está escrito: 3 Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. En griego también está escrito en singular “le servirán” “su rostro” “su nombre”.

EL cordero, el Hombre, se ha sentado en el trono de Dios, se ha unificado con su Divinidad, ya la obra redentora terminada se ha vuelto a unificar con Dios. Se han cumplido sus plegarias en Juan 16:28 : Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez, dejo el mundo y voy al Padre. y su plegaria en Juan 17:5 Ahora pues, Padre, glorificame tú contigo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. Ya habiendo redimido a la humanidad habiéndoles hecho Hijos de Dios, deja de ocupar el lugar de Hijo para volver a ocupar el lugar de Padre, de Dios.

Resumiendo:

– primero se describe a Jesús resucitado como un hombre distinto de Dios que se refiere a Dios como “Su Dios” Ap 3:2, AP 3:12 y “Su Padre” Ap 1:6, Ap 2:27, Ap 3:5, Ap 3:21.

– Vemos a Jesús frente al trono de Dios para coger el libro de la mano de Dios y abrir sus sellos. Ap 5:6 y Dn 7:13.

– Una vez ha abierto los 7 sellos y la muerte ha sido vencida, desciende la nueva Jerusalén y de aquí en adelante vemos que se describe a Jesús sentado en el trono de Dios, y Jesús deja de hablar como hombre-Hijo pasando a hablar como Dios-Padre Ap 21:5-7, y ya no se describe a Jesús y a Dios como dos “personas” distintas sino como uno y el mismo; en un mismo trono Ap 22:3, con un solo Rostro y un solo Nombre Ap 22:4. Probablemente el Nombre nuevo al que alude Jesús en AP 3:12.

 

objeciones:

Hay algunos versículos como colosenses 1:15-20, hebreos 1:2-14, 1 co 8:6 En los que se habla del Hijo como preexistiendo y se le denomina creador del universo. A la luz de Jn 1, donde Juan habla del verbo como creador del universo, podemos interpretar que estos versículos se refieren al Hijo cuando aún no era Hijo sino Verbo de Dios. Como este Verbo de Dios fue nacido de María y llegó a ser Hijo de Dios, le aplican al Verbo de Dios el calificativo de Hijo pero en razón de que llegó a ser Hijo en su humanidad cuando nació como humano.

En estos versículos se habla del Hijo en su estado de Verbo, en su estado de Dios, según su divinidad, (y el verbo era Dios Jn 1:1). No debemos imaginarlo como una persona distinta del Padre con una conciencia distinta del Padre. Debemos entenderlo como la manifestación del Padre, Dios manifestándose, diciéndose a sí mismo hacia el exterior a fin de manifestarse y obrar en su creación. Solo cuando este Verbo nace como Humano, deja de ser Dios parea nacer como Hombre de Santa María, hay una tal separación y entonces vemos que Jesús, el Hijo, no en forma de Verbo sino de Hombre, ora a Dios y habla de Dios como de alguien distinto de Sí. No obstante, como hemos visto, esta “separación” no dura eternamente sino que cuando el cordero, el Hombre Jesús ha abierto los 7 sellos, ha vencido a la muerte y se sienta en el trono de Dios, vuelve a unificarse con Dios y vuelve a ocupar el lugar del Verbo de Dios y de Dios. Sin dejar de ser Humano vuelve a ser el único Dios.

En estos pasajes, aun cuando se refieran al Logos como Hijo de Dios, en función de lo que llegaría a ser, siempre queda claro que la relación del Logos antes de encarnarse y Dios no es la relación Padre Hijo de Jesús humano con Dios sino que Dios se manifiesta y actúa a través de su Logos, no habiendo una distinción de entidades en Dios. y el Logos era Dios Juan 1:1.