De la oscuridad a la luz


A continuación hablaré de los cambios que he experimentado en mi vida tras, habiendo tenido un pasado ateo/agnóstico, haber tenido un encuentro personal con Jesucristo y haberle recibido en mi corazón. Imagino que los efectos que este hecho tubo en mi vida son similares en esencia a los de los demás creyentes que han pasado de la oscuridad a la luz.

En primer lugar mencionaré el alivio indescriptible que el hecho de que Dios exista supuso para mi. No podía imaginar que el hecho de que Dios existiese iba a producir un alivio tan profundo en mi interior. Mas tarde me he dado cuenta de las profundas implicaciones que esto supone para nuestra vida. Nacemos en este mundo sin saber por qué ni para qué y la muerte nos espera a todos inexorablemente. Esto genera una intensa angustia y vértigo interior que todos llevamos dentro y el único remedio 100% efectivo es el conocimiento experiencial, y no la creencia aunque esta sea el primer paso, de que Dios existe. Esto por un lado soluciona el problema de la muerte que antes ni nos atrevíamos a mirar por el temor de desaparecer y por otro lado le da sentido a la vida y a los acontecimientos que la providencia nos trae, también a los amargos. Estos ya no están regidos por un caos aleatorio sin sentido ni objetivo sino que pasan a saberse dirigidos por la providencial mano de Dios y se reciben con Paz y esperanza sabiendo que si Dios lo ha permitido sacará bien de todo ello y que todo acabará bien. Para mi, el encuentro con Cristo supuso el paso de una época muy muy oscura donde la angustia existencial y la ansiedad dominaban llevándome a tratar de aliviarlas sin éxito o solo temporalmente mediante grandes dosis de medicación psiquiátrica, alcohol y drogas, a una etapa de Paz en el corazón. Ya no tomo ni una sola pastilla, ni alcohol, ni drogas de ningún tipo y la ansiedad y la angustia vital han desaparecido completamente. Ya no ando deambulando perdido como una oveja sin pastor sino que se que hay un camino: Jesucristo y mi vida tiene por fin servirle y acercarme a Él lo mas posible.

En segundo lugar quiero referirme al tema de la soledad. Antes de recibir a Jesucristo, uno realmente siempre esta solo. Por mas que uno tenga buena compañía en el exterior siempre queda un fondo de soledad en el interior que lo acompaña siempre porque uno piensa que nadie conoce eso que sucede en el interior sino que es el único que tiene conciencia de ello. Los sentimientos de soledad, de amargura, todos los sufrimientos, las dudas y toda la amargura se viven en soledad y con la impresión de que nadie los va a tener en cuenta, como si a la vida no le importaran y no los fuese a tener para nada en cuenta y se fuesen a perder en el infinito. La soledad es incomprensión. Por mucha buena compañía que tengamos en el exterior esta compañía no es realmente efectiva porque es imposible sentirnos 100% comprendidos y acompañados en el interior, por eso siempre siempre hay un sentimiento interior de soledad y de desamparo que nos acompaña. Cuando uno conoce que Dios es, esa soledad desaparece. Cristo le dice a uno al corazón «Yo siempre he estado contigo»; «Yo siempre te he acompañado». Las lagrimas de alivio no tardan en brotar. Ya sabemos que nunca hemos estado solos en ningún lugar de nuestro interior y que siempre somos 100% comprendidos por nuestro Señor. Sabemos que ni una de nuestras lágrimas se va a perder y que todas son tenidas en cuenta por nuestro Señor. Desde entonces nunca estoy solo, pues siempre puedo elevar mi corazón a Dios y hablar con aquél que siempre me acompaña sabiendo que me comprende al 100% y que siempre me escucha.

En tercer lugar quiero referirme a la seguridad que el saber que Dios es aporta al alma. Antes la existencia misma era hostil y aterradora. Como si detrás de todo hubiese solamente un abismo infinito que no cesa nunca de caer. Todo caía hacia todos lados porque no había un centro en ningún lugar. Ahora, en el lugar donde antes estaba ese abismo infinito está Dios, mi roca firme y todo ha dejado de caer. Por mas que los acontecimientos exteriores se tambaleen, se que Dios está al final firme e inamovible desde la eternidad. Antes no había arriba ni abajo porque no había un centro donde estos pudieran fundamentarse. Ahora Él es el centro y todo esta firme aunque todo se tambalee.

En cuarto lugar quiero referirme al tema de la aceptación de uno mismo. Antes de conocer a Cristo era imposible para mi aceptarme a mi mismo. Siempre había una especie de sospecha de que había algo malo, digno de rechazo en mi interior. Cuando uno conoce a Cristo uno se acepta completamente a si mismo pues se siente amado por alguien que sabe que conoce hasta el último recoveco oscuro de su ser; su creador y el creador de todo. De este tema se trató en la entrada identidad, seguridades y aceptación de nosotros mismos.

En quinto lugar quiero mencionar como el encuentro con mi Señor Jesucristo le ha dado un propósito a mi vida. Antes no vivía para nada, no tenía ninguna causa a la que entregar mi vida. Era como una oveja sin pastor que erraba de aquí para allá sobreviviendo saciando sus instintos primarios. Ahora se que hay un camino, Jesucristo, y trato de vivir para ÉL. Enorme diferencia hay en vivir por vivir, sin objetivo ni meta a vivir para algo.

En sexto lugar quisiera referirme al alivio que se experimenta cuando se sabe que ciertamente habrá justicia. Las malas obras del mal y de los malvados serán retribuidas con total justicia por el Juez mas justo y bueno que pueda haber. Podrá desembocar en castigo, misericordia o lo que sea, eso se deja en manos del Señor, pero se sabe que absolutamente todo será juzgado de la forma mas recta y justa posible.

En séptimo lugar quisiera mencionar que tras recibir a Cristo y saber que Él está ahí, siempre, absolutamente siempre, por horribles y desesperantes que las circunstancias externas puedan ser, hay un fondo de esperanza imposible de perder.




Anuncio publicitario

La Guerra Santa


El fundamento del cristianismo es la Metanoia (conversión del corazón o arrepentimiento) mediante el Espíritu Santo de Cristo. Cualquier cristianismo que no este fundamentado en esta metanoia no es verdadero cristianismo.

A lo largo de la historia poderes políticos han adoptado el cristianismo como religión oficial uniendo el poder político al poder religioso. Tal es el caso de el emperador Constantino o mas recientemente del Franquismo en España. También se ha dado el caso contrario en el que poderes religiosos han ascendido a posiciones de poder político (Edad media, Savonarola en Florencia, Calvino en Suiza) instaurando regímenes teocráticos.

Una manifestación mas leve de la misma realidad se da cuando en regímenes democráticos partidos políticos ofrecen ventajas a la institución religiosa dominante. Estos regalos envenenados serán la causa de que la institución eclesial adopte un posicionamiento político determinado por miedo a perder esas ventajas.

En ambos casos las fronteras entre el poder político y el religioso se han difuminado y a consecuencia de esto se ha politizado el mensaje de Cristo y las personas con opiniones políticas antigubernamentales se han visto excluidas del mensaje evangélico, lo han asociado al poder gubernamental y han tenido lugar reacciones anticlericales que en las guerras y revoluciones se han desatado en forma de quema de conventos y asesinatos de hermanos religiosos.

En parte en consecuencia de esta disolución entre las fronteras del poder político y lo religioso se produjo un proceso de cristianización cultural que, si bien es innegable que esta influido por el mensaje evangélico, se queda en su aspecto mas exterior. Podríamos decir que es es una mezcla entre la manifestación a nivel sociocultural de la fe individual de los miembros de la sociedad y la manifestación a nivel sociocultural del poder político-religioso dominante. Es lo que se denomina Cristiandad o civilizaciones cristianas, que no es lo mismo que el verdadero Cristianismo aunque está ligada a Él históricamente.

El verdadero Cristianismo nace desde el interior y su fundamento es la conversión por el Espíritu de Cristo. Una civilización cristiana puede favorecer esta conversión individual del corazón pero no podemos identificar ambos fenómenos. Una civilización será mas o menos cristiana en función de la importancia que cobre el papel de la religión en ella y será un reflejo mas o menos fiel del verdadero cristianismo en función de si los fenómenos Cristianos en ella presentes están mas o menos conectados con la experiencia interior de conversión individual.

Cuando el poder político se une al poder religioso suele acontecer que los símbolos y las manifestaciones religiosas exteriores pierden su conexión con la experiencia interior de los fieles y en lugar de nacer desde el corazón convertido por el Espíritu de Cristo nacen desde esas estructuras de poder completamente desconectadas de Dios o del corazón no convertido de falsos cristianos. Un ejemplo donde esto se hace evidente lo encontramos en el franquismo o la legión Española, lleno de simbología religiosa pero también en cualquier reforma litúrgica nacida de una estructura eclesial empoderada y alejada del Espíritu de Cristo como podemos ver en algunas celebraciones modernas o en el fenómeno moderno de infantilización de la Fe (caricaturas infantiles de Jesús..).

Sin embargo en una iglesia perseguida por los poderes gubernamentales las manifestaciones exteriores serán mas fieles al Espíritu cristiano, pues la propia persecución efectuará una purificación en los miembros de la iglesia y no se dará esa mezcla de fuentes en discordancia. Las manifestaciones exteriores serán mas fieles reflejos del Espíritu de Cristo porque el carácter adverso de la persecución habrá purificado la iglesia de falsos cristianos y por ende del espíritu del mundo que la impregnaba y que se manifestaba en sus formas externas.

Por haber identificado el reino de Cristo con este mundo y en concreto con la cristiandad, la historia ha sido testigo de «guerras santas» en nombre de la religión y del reino de Cristo en las que se ha buscado expandir o defender la cristiandad no buscando la conversión individual del corazón de los individuos por el encuentro personal con Cristo mediante la evangelización a través de la palabra sino mediante las armas. Tal es el caso de las cruzadas. La historia también ha sido testigo de terribles regímenes totalitarios en los que se ha intentado implantar el «reino de Dios» mediante la fuerza obligando al cumplimiento de leyes externas basadas en una estricta moralidad supuestamente «cristiana» dando como resultado reinos del anticristo, que siempre busca falsear lo espiritual y verdadero reproduciendo una mala copia mundana. Un ejemplo es el régimen Calvinista en Ginebra.

El reino de Cristo no es de este mundo. La única manera de implantar el Reino de Cristo es desde el interior hacia el exterior mediante la conversión de los corazones fruto del Espíritu Santo por el encuentro personal con El Señor Jesucristo. En el corazón convertido por el Espíritu de Cristo, Cristo ha destronado al egoísmo y es Rey; y ese reinado suyo en el corazón se manifiesta en el exterior en forma de obras libres que nacen de Dios. No existe ninguna dicotomía entre ser libre y hacer la voluntad de Dios. El Hombre regenerado por el Espíritu de Cristo comparte una misma voluntad con Dios. Esta es la verdadera libertad. El Hombre regenerado es el que ha llegado a conocerse a si mismo y a ser quien realmente es y sus obras no son sino la manifestación exterior de este ser que es uno con Cristo. Sus obras son divinas porque nacen de su verdadero ser cuya fuente es Dios. El reino de Dios no se puede imponer desde el exterior, pues este no consiste en la imposición externa serie de normas morales sino en la unión con Cristo en el corazón.

No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Mateo 7:17-20. Para que una manifestación exterior sea cristiana debe nacer de Dios desde un corazón convertido por el Espíritu Santo. Lo demás no serán sino malos frutos nacidos de un mal árbol, ya sea una acción de un hombre al que se han impuesto una serie de leyes morales desde el exterior o las manifestaciones religiosas de una civilización que se hace llamar cristiana. Un ejemplo lo tenemos en los fariseos que se creían justos por cumplir una serie de ritos externos y códigos morales cuando el mal aún anidaba en sus corazones. Nuestro Señor les dijo «¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio.» Mateo 23:26.

La única y verdadera Guerra Santa es la que tiene lugar en el interior del corazón humano entre Cristo y los poderes de las tinieblas.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. ¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad. Mateo 23:25-28

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Efesios 6:11-17

Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. Mateo 26:52

Pues dad á César lo que es de César; y lo que es de Dios, á Dios. Lucas 20:5

Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Juan 18:36