Identidad y misión


Una de las tentaciones con la que es habitual encontrarse en el camino espiritual es la de buscar nuestra felicidad en el rol que la misión nos confiere, en el éxito de la misión y en la misión misma.

Frente a la ausencia de ser inherente a nuestro estado terrenal buscamos afirmar nuestra identidad identificándonos con el Rol que desempeñamos en nuestra actividad espiritual en lugar de buscar nuestra identidad profunda en Cristo. Intentamos llenar la carencia de ser que solo la presencia de Cristo puede colmar encerrandonos en falsas identidades que nos proporcionan una autoimagen mas agradable a nuestros propios ojos y la seguridad que conlleva.

De lo anterior se suceden varias consecuencias:

Por una parte no podremos tener Paz en nuestra actividad porque nuestra autoimagen dependerá del resultado de la misma. En consecuencia nuestra actividad estará teñida de preocupación, afán y ansiedad. También los celos, la envidia y la competitividad harán aparición y no podremos alegrarnos con el éxito de alguien en el area de actividad o rol donde fundamentamos nuestra autoimagen, pues sentiremos que de alguna manera nos está «robando» la identidad. Esta es la raiz de los celos y solo puede sanar cuando nos encontramos a nosotros mismos en Cristo y dejamos de buscar nuestra identidad en aquel rol o actividad.

Por otra parte la actividad nacerá siempre desde un fondo de egoísmo porque en el fondo la estaremos realizando para afirmarnos a nosotros mismos. Cuando creamos que estamos dando, en realidad estaremos cogiendo. Esto implica el realizar la actividad en nuestras propias fuerzas y no desde Dios, lo que, afortunadamente para nosotros, suele terminar en fracaso y en la necesaria muerte de aquella falsa identidad con la que nos habíamos identificado.

Además, la oración pasará a un segundo plano en nuestras vidas y nos será difícil permanecer centrados en ella por tener nuestro tesoro y nuestro corazón en la actividad que desempeñamos y no en Dios o en su búsqueda sincera.

Debemos tener claro que ningún éxito exterior, ninguna actividad por buena y Santa que sea nos va a hacer felices. Nuestra felicidad es Cristo, solo en Él encontraremos nuestra verdadera identidad y colmaremos nuestro anhelo de ser. Un amigo me dijo que, en una determinada circunstancia, había recibido esta palabra del Señor: «desaféctate». Así debemos intentar desafectarnos de nuestra actividad y de sus resultados.

Otra manifestación de la misma tentación ocurre cuando utilizamos los medios que deberían servir como instrumentos para el camino espiritual (la oración, la lectura bíblica..) para mirarnos con autocomplacencia construyendo una de esas falsas identidades «espirituales» o cuando inconscientemente buscamos ser «Santos», «místicos» o «contemplativos» solo para sentirnos especiales y regocijarnos en nosotros mismos sin darnos cuenta de que estamos formándonos una idea de esos conceptos completamente errada y basada en nuestros prejuicios y de que estamos cayendo precisamente en la actitud mas contraria a la realidad de esos conceptos encerrandonos en nosotros mismos en lugar de abrirnos a Dios.

¿Significa esto que debemos abandonar aquellos medios (la oración, la lectura bíblica..) o nuestra actividad? No. Lo que debemos hacer es ser sinceros con nosotros mismos y mirar nuestras motivaciones ocultas. Solo el hecho de tomar conciencia de ellas es una luz que ilumina esas tinieblas. Nuestra mirada es una luz que las ilumina; allí donde se toma conciencia de algo se hace la luz necesariamente, pues para ver algo es necesario que haya luz.

Sucede que al principio de la vida espiritual las tentaciones son evidentes y el camino a seguir aparece claro. Normalmente tiene que ver con abandonar ciertos comportamientos exteriores que nos generan sufrimiento a nosotros mismos y a nuestro alrededor. Poco a poco, a medida que vamos creciendo, el camino pasa a ser interior. Quizás exteriormente estamos haciéndolo todo bien pero cuando nos ponemos ante Dios en la oración el sentimiento de nuestra indignidad o de nuestra gran insolencia nos embarga. Podemos tratar bien al prójimo pero aún estamos muy lejos de amarle. En lo exterior obramos bien pero en lo interior aún es precisa una gran transformación. Es en esta etapa mas interior cuando debemos confiar más y dejarnos hacer por Dios. Gran parte del camino en esta etapa es ese llevar luz a nuestras oscuridades tomando conciencia de ellas y poniéndolas ante Dios. No temamos: Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores. Marcos 2:17.

Pidámosle a nuestro Señor Jesucristo la gracia de buscar nuestra felicidad solo en Él y no en el éxito de ninguna actividad por santa y buena que nos parezca, pues en la medida en que busquemos nuestra felicidad en ellas y no en Dios no podrán ser del todo santas ni del todo buenas y las estaremos convirtiendo en ídolos que nos estarán alejando de Él.

NUEVO LIBRO: CRISTIANISMO ESPIRITUAL JESUCRISTO EN EL CORAZÓN



Miedo, apego y deseo


La búsqueda de seguridad se encuentra en la base de nuestras conductas y motivaciones. La amenaza de la muerte en todas sus manifestaciones ocasiona un estado permanente de carencia de seguridad y temor que motiva esta búsqueda de seguridad.

El miedo surge ante la amenaza de perder algo en lo que fundamentamos nuestra seguridad. El apego, su hermano, es el asimiento a eso que nos infunde seguridad. Ambos son enemigos de la libertad y condicionan nuestra conducta. El deseo, por su parte, esta muy relacionado con ellos, y es el apego hacia lo que aún no tenemos y que imaginamos que nos va a traer esa seguridad que anhelamos basándonos en nuestra interpretación de la realidad fruto de nuestras experiencias previas.

En esencia, nuestras conductas son un esfuerzo por salvaguardar aquello a lo que estamos apegados y protegerlo de su muerte y de conseguir aquello que deseamos por considerar que nos va a traer esa seguridad anhelada. El miedo, el apego y el deseo, son los motores que mueven al hombre terrenal – ego – hombre viejo. La huida de la muerte es lo que motiva todas sus acciones.

Hasta que el hombre no haya fundamentado su seguridad en Dios, la vida será una continua muerte y un fracaso. Muerte de todo aquello en lo que había fundamentado su seguridad. Fracaso de sus esfuerzos por protegerlo de la muerte y fracaso de sus deseos, ya que, aun siendo satisfechos, no conseguirán proporcionar la seguridad anhelada y su objeto, aun cumplido, seguirá bajo la amenaza de la muerte que cubre todo lo terreno. Esta muerte de todos los lazos terrenos es inherente a la vida, fundamental en el camino y muchas veces necesaria para nuestra conversión. Cuando el hombre ha atisbado la fragilidad de sus ídolos y toma conciencia de la inestabilidad de sus apoyos, sumido en el fracaso, sin nada a lo que poder aferrarse, vuelve su corazón a Dios, el único en quien nuestra alma puede reposar segura, libre de toda muerte y de todo temor.

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar. Salmo 46:1-2.





Entrada relacionada: Identidad, seguridades y aceptación de nosotros mismos.


Jesús, el paradigma.




Jesús es el paradigma de los cristianos. Él es lo que estamos llamados a ser. Estamos llamados a engendrarle, a transformarnos en El, en cuanto a Logos y también a reproducir su humanidad en cuanto a humano.

Él es el Hombre Nuevo. El primer vigilante. El primer resucitado que con su muerte y resurrección nos abrió el camino a todos los demás. El primogénito de los muertos: Apocalipsis 1:5 y colosenses 1:18.

La transformación que el Espíritu Santo opera en el cristiano, le llevará a experimentar y encarnar los sentimientos y las actitudes de Jesús en su humanidad. La profundidad, la misericordia, la gran dignidad, el amor de Dios y el celo por Dios de Jesús se encarnarán también en el cristiano por el Espíritu Santo que nos ha regalado; la relación que Jesús tenía con el Padre celestial es la que los Cristianos estamos llamados a tener con Jesucristo Dios y, como cristianos, estamos llamados a compartir su misión. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

Los cristianos estamos llamados a seguir sus pasos humanos. Así como Él se unió a su divinidad, al Logos de Dios que era Él mismo, hasta poder decir «Yo soy la verdad», nosotros también lo debemos hacer. Para eso vino.

Cuando San Pablo dice en Filipenses que «siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;» nos indica que El logos, Dios mismo, la verdad, la vida, se despojó a si mismo de si mismo y compartió nuestra condición de ignorancia de nosotros mismos. Él, en cuanto a ser humano, aun siendo el mismo Logos, también tubo que hacer su camino de discernimiento y recibir El Espíritu Santo para volver a la verdad, a Si mismo, al Logos, a Dios; Para volver a conocer su verdadero Nombre que permanecía oculto como la perla preciosa de la que mas tarde habló. Cuando Jesús dijo «Yo soy el camino, la verdad y la vida» no solo lo dice en cuanto a que es el Logos de Dios, que también lo es, si no en cuanto a ser humano que hizo su camino de conocimiento de Dios y de si mismo y se unió de tal manera a Dios que se hizo una sola cosa con Él. Ese camino que Él realizó es el que los cristianos estamos llamados a realizar. Él encontró la perla preciosa primero para que nosotros la podamos encontrar. Él nos abrió las puertas de la vida y de la unión con el Logos de Dios: la verdad y la vida; Dios. «Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.» Juan 19:19. Él, siendo el mismo Logos, vino de arriba y no tenía pecado. Por eso la muerte no pudo retenerlo; por eso pudo resucitar y enviarnos su Santo Espíritu para que, así como la planta surge de la tierra, nuestra condición celestial surgiera de la terrenal, el Hombre Nuevo del hombre viejo, Cristo de Adán. Él, que no era de este mundo, nos ha sacado de este mundo: «Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.» Juan 8:23; «Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece». Juan 15:19; «No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.» Juan 17:16.

Así como Jesús, aun siendo el mismo Logos, en su humanidad realizó ese camino y se reunió de nuevo con su divinidad de la que se había despojado, con el Logos, nosotros estamos llamados a unirnos a Él y ser uno con Él. Así como el sarmiento puede decir «Yo soy la vid», el cristiano esta llamado a poder decir con Jesús «Yo soy la verdad». Jesús era la vid completa, Él es la plenitud y la totalidad y nosotros estamos contenidos en Él pero nosotros somos Él, somos parte de Él como Jesús indica en la parábola de la vid y San Pablo cuando habla de que somos su cuerpo. En el cristiano Dios dice «YO SOY» y así como podemos decir que el sarmiento es la vid, también podemos decir que el cristiano es Dios. Esto queda ilustrado en los siguientes versículos: «Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.» Apocalipsis 3:21 y «Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.» Apocalipsis 12:5. El trono de Dios es el ser de Dios. Cuando hayamos entregado nuestro pequeño «yo soy», el espíritu del anticristo que se sienta en el trono de Dios haciéndose pasar por Dios 2 tesalonicenses 2:4, la muerte habrá muerto en nosotros, ya no habrá «NO» en nosotros y Dios será en nosotros y nosotros seremos en Dios. Entonces, con Jesús, podremos decir «Yo soy» porque Dios será en nosotros y nosotros en Él como la vid es en el sarmiento y el sarmiento en la vid; seremos Cristo. Esta es la muerte mística de la que hablan los espirituales (ver entradas la canción de las canciones y ¿es este escrito el final de la duda?) y esto es a lo que se refieren las escrituras con dar a luz a Cristo que puede que por eso se autodenominase como «El Hijo del Hombre» (ver entrada la gran señal en el cielo). Entonces se habrá cumplido la plegaria de nuestro Señor: «Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.» Juan 17:21:23


Citas:

El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, Filipenses 2:6-9

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. Isaías 7:14-15

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Hebreos 2:14 y 17

Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. Apocalipsis 1:5-6

y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia Colosenses 1:18

Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Juan 15:19

Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz. Efesios 5:8

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Juan 14:12

Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Juan 19:19

Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:21

Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Apocalipsis 12:5.

el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 2 tesalonicenses 2:4

Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. Juan 17:21:23