Del símbolo y la importancia de lo exterior

De la misma manera que la importancia de la liturgia se fundamenta en las realidades que simboliza, los templos exteriores también son importantes en cuanto a símbolos exteriores de la morada de Dios en nosotros, del corazón de nuestro corazón donde Cristo Nuestro Señor mora y desde el cual nos crea, fundamenta y sostiene.

Debemos evitar caer en el error de otorgar una importancia desmesurada a lo exterior desvinculándolo de lo interior, que es lo que lo fundamenta y le da sentido pero también en el de privar de toda importancia a lo exterior, puesto que es un recordatorio, un testimonio y una guía de las realidades interiores que deberán experimentarse vivencialmente.

Es por ello por lo que debemos custodiar las tradiciones litúrgicas que nuestros ancestros nos han legado pero siempre con el objetivo de experimentar vivencialmente los significados interiores que estas tradiciones simbolizan. Es cierto que lo esencial es lo interior y que es posible experimentar estas realidades interiores prescindiendo de lo exterior, pero también lo es que lo exterior constituye una ayuda como punto de partida y guía en el viaje interior hacia la morada de Dios en nosotros. Por no mencionar el inestimable valor de estas manifestaciones exteriores de las realidades interiores por, de alguna manera, dar testimonio de lo sagrado en esta era oscura, desacralizada y con tanta necesidad de lo espiritual.

Pero recalco que es imprescindible trascender lo exterior hacia lo interior, de otra manera lo exterior o bien estará también condenado a desaparecer o bien será victima de su apropiación por parte de mentes dogmáticas que lo utilizarán con fines que nada tienen que ver con su función de guía en el camino interior de unión con Dios y, por no haber trascendido lo exterior hacia lo que significa, será victima de ser convertido en un ídolo mas que impulse a estas mentes a ver como una amenaza y tildar de herejía cualquier otra manifestación exterior válida de esas mismas realidades interiores, puesto que, todavía ciegos, quedándose en lo exterior e incapaces de trascenderlo, serán incapaces de reconocer la misma realidad interior en ambas manifestaciones exteriores. Por causa de esto último se han condenado obras y se han quemado a sus autores.

Así pues, señalo el inestimable valor de esos templos diseminados por los pueblos españoles y de todo el mundo que, siendo la expresión exterior de nuestro corazón y de la morada de Dios en nosotros, ejercían y ejercen como centro y corazón de estas poblaciones, expresando exteriormente la, en estos tiempos tan necesitada, dimensión espiritual en la concepción de la vida de sus habitantes. Por esto mismo no me parece condenable el dignificar el templo exterior de una población dedicándole riquezas y esfuerzo, pues esto da testimonio de la salud espiritual de sus moradores y de la importancia que otorgan a lo divino. Siempre y cuando, claro está, no se invierta el sentido como en el caso de los dogmáticos a los que me referí en el párrafo anterior y se priorice el bienestar de los verdaderos templos, nosotros mismos, de los que el templo exterior es imagen.

También señalo mi oposición a la construcción de esas parroquias horriblemente feas que abundan en estos tiempos que parece que dan testimonio del mal estado espiritual que nos embarga y mi oposición al uso de instrumentos modernos, electrónicos, rock, pop, y música moderna en las liturgias; no niego la posibilidad de que lo divino pueda expresarse también a través de estos medios (se ha dicho que para el ser humano deificado todo es expresión de lo divino) pero es que me parece completamente inarmonioso… El interior del templo exterior ha de ser reflejo de la morada interior de Dios en nosotros y ahí debe morar lo armonioso con la verdadera adoración silenciosa en espíritu y en verdad que debe darse en nuestros corazones por el encuentro con Cristo y no lo armonioso con la exaltación emocional mas reflejo de lo mundano y de nuestro estado caído. Esto está muy bien, pero fuera de la liturgia. Del mismo modo que el sexo puede ser expresión del amor entre un hombre y una mujer y este amor entre un hombre y una mujer es imagen del amor divino pero estaría fuera de lugar tener relaciones sexuales en una iglesia, pienso que estas manifestaciones están fuera de lugar en el interior de los templos y de las celebraciones litúrgicas.

Habacuc 2:20  Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra.