Tradicionalismo, progresismo y espiritualidad

El tradicionalismo, anclado en el pasado, comete el mismo error que los fariseos: incapaz de vivenciar las realidades interiores a las que las tradiciones litúrgicas hacen referencia, se queda en una adoración rígida e infructuosa de esas tradiciones a las que convierte en ídolos que mas dificultan que ayudan al camino espiritual. A estos, nuestro Señor les dice: Fariseo ciego, limpia primero lo de dentro para que también lo de fuera sea limpio. MT 23:26.

El progresismo, anclado en el presente, cae en el error de pretender actualizar estas tradiciones litúrgicas sin haber establecido contacto con el Espíritu de Dios y, bajo el pretexto de la necesidad de llegar a todas las gentes, cae en el error de mundanizar la iglesia para hacerla mas atractiva a los ojos del mundo y ganar adeptos y, secularizándola y poniendo un velo de carne sobre la que debía ser la única alternativa a lo mundano, la convierte en mas mundo y oculta el camino de la verdad y de la vida.

Frente a estas dos actitudes está la que consideramos correcta, la espiritual, anclada en la eternidad: Acceder al Espíritu de la tradición y, desde ahí, en unión con la verdad interior que la tradición traduce en diferentes formas, en unión con Jesucristo nuestro Dios, actualizar la tradición viviéndola y vivificándola.

Envía tu Espíritu Señor y renueva la faz de la tierra.