Jesús, el paradigma.

Jesús es el paradigma de los cristianos. Él es lo que estamos llamados a ser. Estamos llamados a engendrarle, a transformarnos en El, en cuanto a Logos y también a reproducir su humanidad en cuanto a humano.

Él es el Hombre Nuevo. El primer vigilante. El primer resucitado que con su muerte y resurrección nos abrió el camino a todos los demás. El primogénito de los muertos: Apocalipsis 1:5 y colosenses 1:18.

La transformación que el Espíritu Santo opera en el cristiano, le llevará a experimentar y encarnar los sentimientos y las actitudes de Jesús en su humanidad. La profundidad, la misericordia, la gran dignidad, el amor de Dios y el celo por Dios de Jesús se encarnarán también en el cristiano por el Espíritu Santo que nos ha regalado; la relación que Jesús tenía con el Padre celestial es la que los Cristianos estamos llamados a tener con Jesucristo Dios y, como cristianos, estamos llamados a compartir su misión. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

Los cristianos estamos llamados a seguir sus pasos humanos. Así como Él se unió a su divinidad, al Logos de Dios que era Él mismo, hasta poder decir “Yo soy la verdad”, nosotros también lo debemos hacer. Para eso vino.

Cuando San Pablo dice en Filipenses que “siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;” nos indica que El logos, Dios mismo, la verdad, la vida, se despojó a si mismo de si mismo y compartió nuestra condición de ignorancia de nosotros mismos. Él, en cuanto a ser humano, aun siendo el mismo Logos, también tubo que hacer su camino de discernimiento y recibir El Espíritu Santo para volver a la verdad, a Si mismo, al Logos, a Dios; Para volver a conocer su verdadero Nombre que permanecía oculto como la perla preciosa de la que mas tarde habló. Cuando Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida” no solo lo dice en cuanto a que es el Logos de Dios, que también lo es, si no en cuanto a ser humano que hizo su camino de conocimiento de Dios y de si mismo y se unió de tal manera a Dios que se hizo una sola cosa con Él. Ese camino que Él realizó es el que los cristianos estamos llamados a realizar. Él encontró la perla preciosa primero para que nosotros la podamos encontrar. Él nos abrió las puertas de la vida y de la unión con el Logos de Dios: la verdad y la vida; Dios. “Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.” Juan 19:19. Él, siendo el mismo Logos, vino de arriba y no tenía pecado. Por eso la muerte no pudo retenerlo; por eso pudo resucitar y enviarnos su Santo Espíritu para que, así como la planta surge de la tierra, nuestra condición celestial surgiera de la terrenal, el Hombre Nuevo del hombre viejo, Cristo de Adán. Él, que no era de este mundo, nos ha sacado de este mundo: “Vosotros sois de abajo, yo soy de arriba; vosotros sois de este mundo, yo no soy de este mundo.” Juan 8:23; “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece”. Juan 15:19; “No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.” Juan 17:16.

Así como Jesús, aun siendo el mismo Logos, en su humanidad realizó ese camino y se reunió de nuevo con su divinidad de la que se había despojado, con el Logos, nosotros estamos llamados a unirnos a Él y ser uno con Él. Así como el sarmiento puede decir “Yo soy la vid”, el cristiano esta llamado a poder decir con Jesús “Yo soy la verdad”. Jesús era la vid completa, Él es la plenitud y la totalidad y nosotros estamos contenidos en Él pero nosotros somos Él, somos parte de Él como Jesús indica en la parábola de la vid y San Pablo cuando habla de que somos su cuerpo. En el cristiano Dios dice “YO SOY” y así como podemos decir que el sarmiento es la vid, también podemos decir que el cristiano es Dios. Esto queda ilustrado en los siguientes versículos: “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.” Apocalipsis 3:21 y “Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.” Apocalipsis 12:5. El trono de Dios es el ser de Dios. Cuando hayamos entregado nuestro pequeño “yo soy”, el espíritu del anticristo que se sienta en el trono de Dios haciéndose pasar por Dios 2 tesalonicenses 2:4, la muerte habrá muerto en nosotros, ya no habrá “NO” en nosotros y Dios será en nosotros y nosotros seremos en Dios. Entonces, con Jesús, podremos decir “Yo soy” porque Dios será en nosotros y nosotros en Él como la vid es en el sarmiento y el sarmiento en la vid; seremos Cristo. Esta es la muerte mística de la que hablan los espirituales (ver entradas la canción de las canciones y ¿es este escrito el final de la duda?) y esto es a lo que se refieren las escrituras con dar a luz a Cristo que puede que por eso se autodenominase como “El Hijo del Hombre” (ver entrada la gran señal en el cielo). Entonces se habrá cumplido la plegaria de nuestro Señor: “Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” Juan 17:21:23


El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, Filipenses 2:6-9

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Comerá mantequilla y miel, hasta que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno. Isaías 7:14-15

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Hebreos 2:14 y 17

Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. Apocalipsis 1:5-6

y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia Colosenses 1:18

Como me envió el Padre, así también yo os envío. Juan 20:21.

Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece. Juan 15:19

Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz. Efesios 5:8

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Juan 14:12

Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Juan 19:19

Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:21

Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Apocalipsis 12:5.

el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 2 tesalonicenses 2:4

Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. Juan 17:21:23


La Guerra Santa

El fundamento del cristianismo es la Metanoia (conversión del corazón o arrepentimiento) mediante el Espíritu Santo de Cristo. Cualquier cristianismo que no este fundamentado en esta metanoia no es verdadero cristianismo.

A lo largo de la historia poderes políticos han adoptado el cristianismo como religión oficial uniendo el poder político al poder religioso. Tal es el caso de el emperador Constantino o mas recientemente del Franquismo en España. También se ha dado el caso contrario en el que poderes religiosos han ascendido a posiciones de poder político (Edad media, Savonarola en Florencia, Calvino en Suiza) instaurando regímenes teocráticos.

Una manifestación mas leve de la misma realidad se da cuando en regímenes democráticos partidos políticos ofrecen ventajas a la institución religiosa dominante. Estos regalos envenenados serán la causa de que la institución eclesial adopte un posicionamiento político determinado por miedo a perder esas ventajas.

En ambos casos las fronteras entre el poder político y el religioso se han difuminado y a consecuencia de esto se ha politizado el mensaje de Cristo y las personas con opiniones políticas antigubernamentales se han visto excluidas del mensaje evangélico, lo han asociado al poder gubernamental y han tenido lugar reacciones anticlericales que en las guerras y revoluciones se han desatado en forma de quema de conventos y asesinatos de hermanos religiosos.

En parte en consecuencia de esta disolución entre las fronteras del poder político y lo religioso se produjo un proceso de cristianización cultural que, si bien es innegable que esta influido por el mensaje evangélico, se queda en su aspecto mas exterior. Podríamos decir que es es una mezcla entre la manifestación a nivel sociocultural de la fe individual de los miembros de la sociedad y la manifestación a nivel sociocultural del poder político-religioso dominante. Es lo que se denomina Cristiandad o civilizaciones cristianas, que no es lo mismo que el verdadero Cristianismo aunque está ligada a Él históricamente.

El verdadero Cristianismo nace desde el interior y su fundamento es la conversión por el Espíritu de Cristo. Una civilización cristiana puede favorecer esta conversión individual del corazón pero no podemos identificar ambos fenómenos. Una civilización será mas o menos cristiana en función de la importancia que cobre el papel de la religión en ella y será un reflejo mas o menos fiel del verdadero cristianismo en función de si los fenómenos Cristianos en ella presentes están mas o menos conectados con la experiencia interior de conversión individual.

Cuando el poder político se une al poder religioso suele acontecer que los símbolos y las manifestaciones religiosas exteriores pierden su conexión con la experiencia interior de los fieles y en lugar de nacer desde el corazón convertido por el Espíritu de Cristo nacen desde esas estructuras de poder completamente desconectadas de Dios o del corazón no convertido de falsos cristianos. Un ejemplo donde esto se hace evidente lo encontramos en el franquismo o la legión Española, lleno de simbología religiosa pero también en cualquier reforma litúrgica nacida de una estructura eclesial empoderada y alejada del Espíritu de Cristo como podemos ver en algunas celebraciones modernas o en el fenómeno moderno de infantilización de la Fe (caricaturas infantiles de Jesús..).

Sin embargo en una iglesia perseguida por los poderes gubernamentales las manifestaciones exteriores serán mas fieles al Espíritu cristiano, pues la propia persecución efectuará una purificación en los miembros de la iglesia y no se dará esa mezcla de fuentes en discordancia. Las manifestaciones exteriores serán mas fieles reflejos del Espíritu de Cristo porque el carácter adverso de la persecución habrá purificado la iglesia de falsos cristianos y por ende del espíritu del mundo que la impregnaba y que se manifestaba en sus formas externas.

Por haber identificado el reino de Cristo con este mundo y en concreto con la cristiandad, la historia ha sido testigo de “guerras santas” en nombre de la religión y del reino de Cristo en las que se ha buscado expandir o defender la cristiandad no buscando la conversión individual del corazón de los individuos por el encuentro personal con Cristo mediante la evangelización a través de la palabra sino mediante las armas. Tal es el caso de las cruzadas. La historia también ha sido testigo de terribles regímenes totalitarios en los que se ha intentado implantar el “reino de Dios” mediante la fuerza obligando al cumplimiento de leyes externas basadas en una estricta moralidad supuestamente “cristiana” dando como resultado reinos del anticristo, que siempre busca falsear lo espiritual y verdadero reproduciendo una mala copia mundana. Un ejemplo es el régimen Calvinista en Ginebra.

El reino de Cristo no es de este mundo. La única manera de implantar el Reino de Cristo es desde el interior hacia el exterior mediante la conversión de los corazones fruto del Espíritu Santo por el encuentro personal con El Señor Jesucristo. En el corazón convertido por el Espíritu de Cristo, Cristo ha destronado al egoísmo y es Rey; y ese reinado suyo en el corazón se manifiesta en el exterior en forma de obras libres que nacen de Dios. No existe ninguna dicotomía entre ser libre y hacer la voluntad de Dios. El Hombre regenerado por el Espíritu de Cristo comparte una misma voluntad con Dios. Esta es la verdadera libertad. El Hombre regenerado es el que ha llegado a conocerse a si mismo y a ser quien realmente es y sus obras no son sino la manifestación exterior de este ser que es uno con Cristo. Sus obras son divinas porque nacen de su verdadero ser cuya fuente es Dios. El reino de Dios no se puede imponer desde el exterior, pues este no consiste en la imposición externa serie de normas morales sino en la unión con Cristo en el corazón.

No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Mateo 7:17-20. Para que una manifestación exterior sea cristiana debe nacer de Dios desde un corazón convertido por el Espíritu Santo. Lo demás no serán sino malos frutos nacidos de un mal árbol, ya sea una acción de un hombre al que se han impuesto una serie de leyes morales desde el exterior o las manifestaciones religiosas de una civilización que se hace llamar cristiana. Un ejemplo lo tenemos en los fariseos que se creían justos por cumplir una serie de ritos externos y códigos morales cuando el mal aún anidaba en sus corazones. Nuestro Señor les dijo “¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio.” Mateo 23:26.

La única y verdadera Guerra Santa es la que tiene lugar en el interior del corazón humano entre Cristo y los poderes de las tinieblas.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. ¡Fariseo ciego!, limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera quede limpio. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad. Mateo 23:25-28

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Efesios 6:11-17

Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. Mateo 26:52

Pues dad á César lo que es de César; y lo que es de Dios, á Dios. Lucas 20:5

Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Juan 18:36


Arquetipo e imagen

Nuestra realidad está llena de símbolos que son imagen y que hacen referencia a realidades Espirituales. El hombre carnal, imagen de Adán, con el entendimiento entenebrecido por el pecado, no puede leer estos símbolos; no tiene ojos para ver ni oídos para oír. Percibe la realidad desvinculada de su realidad esencial  y, en consecuencia, no puede vislumbrar en ella la realidad espiritual esotérica a la que hace referencia y de la que toma su fundamento y ser. No puede leer el significado profundo, espiritual de las realidades que capta mediante sus cinco sentidos. Cuando Cristo le devuelve la vista, el Hombre regenerado, imagen de Cristo, es capaz de leer en el libro de la realidad, vislumbrando las realidades Espirituales a las que las realidades que percibimos mediante nuestros sentidos exteriores hacen referencia y de las que toman su realidad y fundamento.

Que Jesús nos de ojos para ver y oídos para oír.

SOL

Jesús es el SOL arquetipo, fuente de toda luz, con sus 12 apóstoles signos zodiacales, donde el sol de este mundo, que se pone declarando su muerte y amanece señalando su resurrección, toma su realidad, fundamento y significado.

El día es imagen del siglo futuro. En el que estamos despiertos, viviendo la vida verdadera iluminados por el verdadero sol, Jesús.

La noche es imagen de este siglo. En ella dormimos hasta que el Sol naciente, Jesucristo, amanece en nuestros corazones y comenzamos a vivir.

Estar dormido es imagen del hombre terrenal, Adán, y estar despierto del hombre celestial, Cristo.

La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Apocalipsis 21:23

BESO

Jesús es el Beso de Dios, arquetipo donde todos los demás besos toman su realidad, fundamento y significado. Él es el Beso que Dios le ha dado a la humanidad a fin de salvarla del mal y reunirla consigo. Por eso Judas, lleno del espíritu del anticristo entregó a Jesús con un antibeso manifestando, sin saberlo, la suprema maldad de su acto  “¿con un beso entregas al Hijo del Hombre? Lucas 22:48.”  Por eso los cristianos se saludaban con el Ósculo Santo.

Jesús nos ha hecho a nosotros, los Cristianos, Besos de Dios.

El Beso es la expresión exterior de la unión de dos corazones; Imagen de como nos ha amado y desposado Dios en Jesucristo.

“Saludaos los unos a los otros con ósculo santo” Romanos 16.16

SEMILLA

Jesús es la semilla arquetipo, donde todas las demás semillas  toman su realidad, fundamento y significado, que murió sepultada en el corazón de la tierra  y fructificó en abundancia.

De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. Juan 12:24

Porque como estuvo Jonás en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. Mateo 12:40