La oración y sus efectos

Cuando alguien decide iniciar una rutina de oración con la esperanza de acercarse al Señor es frecuente que le cueste mantener la atención y tenga que traerla una y otra vez desde las numerosas distracciones hacia el Señor. Los días que nos sentimos mas fríos, sin ánimos para orar, la atención es mas volátil pero, si perseveramos, cada vez habrá mas días en los que nuestra oración será mas centrada y menos distraída. En esta etapa es necesario utilizar las palabras como un apoyo ya que, en el sabernos y sentirnos escuchados y mirados por el Señor se establece ese vínculo que permite mantener la atención centrada en Él. Sin embargo, debemos evitar que nuestro tiempo de oración se convierta en un monólogo que acapare nuestra atención apartándola de Él. Para ello es útil dedicar unos minutos al inicio de nuestro tiempo de oración a tomar conciencia de que El Señor esta ahí escuchándonos. También podemos utilizar esta herramienta en los momentos de nuestra oración en los que veamos que nuestra atención se ha apartado de Él y ha derivado en un monólogo. Nos detenemos y tomamos conciencia de la presencia del Señor considerando que está ahí, que existe realmente y que esta ahí escuchándonos. En mi experiencia es útil continuar dedicando un tiempo a desahogarnos con El Señor contándole nuestras preocupaciones y todo lo que sintamos que le queremos decir y después, ya mas sosegados, permanecer mas en silencio en su presencia considerando que esta ahí escuchándonos y utilizando una oración sencilla que concentre todo lo que sentimos que le queremos pedir para dirigírsela cuando sintamos que nuestra atención se ha alejado de Él y que así ese vínculo atencional vuelva a establecerse o simplemente para fortalecerlo. por ejemplo: «Señor Jesucristo, perdona mis pecados, bendíceme y ayúdame a ir por el buen camino que conduce a ti» o simplemente «Señor Jesucristo» o la que sea de nuestro agrado.

Si perseveramos, llegará un momento en el que El Señor nos regalará determinados sentimientos hacia Él en la oración cada vez mas frecuentes y mas intensos. Sentimientos de amor a ÉL, de agradecimiento, de admiración profunda, de adoración verdadera. También surgirán sentimientos de compasión que nos llevarán a orar por los demás y encomendárselos a Dios de todo corazón. Es el síntoma de que nuestra oración esta descendiendo al corazón. Estos sentimientos son el fruto del Espíritu Santo que ora en nosotros y mediante estos sentimientos nuestra atención es atraída y retenida en la presencia de Cristo sin apenas esfuerzo de nuestra parte. Cuando tales sentimientos aparezcan debemos dejarnos llevar por ellos y utilizar las palabras solo en la medida en que sintamos que sirvan para avivarlos. En esta etapa, y también previamente, es también de gran ayuda la llamada oración de Jesús u oración del corazón. La repetición continua en nuestro interior del Santo Nombre o de una oración corta que lo contenga inflamarán la llama del Espíritu Santo conduciéndonos a la Paz de su Presencia. Hay quien describe como el Inmenso y Majestuoso Rostro de Jesucristo, en cuyos rasgos toda realidad esta contenida, se le ha aparecido en el horizonte interior como el Sol del Nuevo día en una Teofanía inolvidable.

Muchos son los frutos de la oración aunque podemos resumirlos en amor a Dios y amor al prójimo. Estos se dejarán sentir mas allá de los momentos específicos que tengamos determinados para la oración, siendo frecuente que, aún en medio de labores cotidianas, involuntariamente, surjan sentimientos de amor, adoración y agradecimiento a Dios desde lo hondo de nuestro ser. Un fondo de Paz y alegría serena habrá sustituido la inquietud ansiosa en la que antes vivíamos. La confianza en el Señor nos llevará a percibir el mundo como algo a nuestro favor y no como algo hostil y amenazante. La Paz de Cristo se convierte en un refugio en nuestro interior e irradiaremos su Santa presencia difundiendo su perfume allá donde vayamos. Los demás percibirán esa Paz y vendrán a nosotros inconscientemente buscando esa presencia. Desde ese fondo de serenidad nuestra relación con los demás cambia sustancialmente. Dejamos de sentirnos afectados por nuestra inquietud y por la de los demás y todas las tensiones previas son ahogadas en ese fondo de Paz. La alegría, la serenidad y la Paz interior sustituyen al miedo como la luz a la oscuridad y nos sentimos mas valerosos. La Paz del Espíritu se comunica a nuestro cuerpo limpiando las puertas de la percepción y la realidad exterior comienza a transfigurarse mostrándose mas hermosa, con una nueva nitidez, con los colores mas vivos. Parece haber un cambio en la manera de percibir las dimensiones de las cosas. Con frecuencia quedaremos asombrados mirando la grandiosidad de las nubes o de los edificios o el intenso azul del cielo.




Avisos para la oración y la devoción de Fray Luis de Granada

El espejo del alma

Podemos comparar el alma del hombre con un espejo. En su estado natural, ese espejo esta ennegrecido y no puede captar ni reflejar a Dios. En este estado, el pensamiento conceptual y su manera de etiquetar la realidad mediante el lenguaje, forman un falso suelo sobre el que nos apoyamos que nos impide percibir la presencia de Dios, distorsiona la realidad que advertimos a través de los sentidos y nos hace percibirnos como entes separados de todo lo demás. Dividimos la realidad en conceptos y nos identificamos con el permanente discurso mental que forma una especie de nube que impide que la presencia de Dios nos ilumine. El amor de Dios es inmutable, y su presencia aquí y ahora mas real que cualquiera de los fenómenos que percibimos a través de los sentidos, pero no podemos percibirlo. teniendo ojos no vemos y teniendo oídos no oímos. Marcos 8:18. Nuestro espejo está manchado por la caída, no puede reflejar a Dios, e incapaces de vivenciarnos como esa nada capaz de recibir y reflejar al todo, nos identificamos con la suciedad que recubre nuestro espejo.

Es el Espíritu Santo el que debe limpiar la suciedad de nuestra alma. A medida que se va efectuando la purificación vamos siendo cada vez mas capaces de percibir la presencia de Dios. Frases Verdaderas como «Dios es bueno» que antes nos sonaban a clichés vacíos adquieren una nueva dimensión porque vivenciamos experiencialmente su verdad y una profunda y serena alegría inunda nuestro interior y nos colma de paz. Nos maravillamos y alegramos profundamente de que Dios sea y por primera vez nos alegramos de existir y captamos un atisbo de la verdadera felicidad. El mundo va perdiendo su carácter hostil y amenazante y comenzamos a experimentar la realidad exterior como amiga en un comienzo de transfiguración. AL sentir el amor de Dios nos sentimos reconciliados con nosotros mismos, con todos y con todo lo demás. «Si Dios es con nosotros, quien contra nosotros?» Romanos 8:31. El simple recuerdo de que Cristo es, que antes no nos decía nada, despierta una profunda alegría y elevamos a Él nuestro corazón como un niño que se abandona en las manos de su Padre. Los mecanismos de defensa que nuestra personalidad había desarrollado ante el sufrimiento y la hostilidad se van deshaciendo, nos hacemos mas sencillos y empezamos a vivenciar el verdadero significado de la infancia espiritual. La profunda Paz de Cristo reverbera en nuestro cuerpo disolviendo los bloqueos y purificando las puertas de la percepción haciendo que la realidad se transfigure introduciéndonos en el paraíso perdido por la caída y la realidad exterior se muestra con una nueva nitidez, grandeza, hermosura y majestuosidad y la contemplamos maravillados y llenos de asombro.

Que el espíritu de Cristo reine en nuestros corazones y nos guie a la Paz profunda de su santa presencia; lo único que es.