¿Quién es mi madre y mis hermanos?


Jesús como nuestro Padre, nuestro hermano y nuestro Hijo. Como principio y como fin.

El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. Marcos 3:33-35 Mateo 12:48-50 Lucas 8:21

Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último. Apocalipsis 22:13



Padre, El principio

Jesús es el Verbo de Dios. Dios, silencio incognoscible e ilimitado mas allá de todo nombre y forma, se pronuncia a si mismo revelándose en su palabra, su Verbo. En este verbo, y por este Verbo, primera determinación de Dios, fue creado todo lo demás. Él es la vida de todo, donde todo lo que existe se fundamenta y toma su realidad. Lo que hay de real en las cosas es Él mismo, las cosas son en cuanto a que Él es en ellas. El es la esencia y la existencia pura. En cuanto a tal, el es nuestro Padre y el principio.

He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios. Apocalipsis 3:14.

Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Colosenses 1:16



Hermano

Por el pecado original (ver ¿es este escrito el final de la duda?) el hombre se separó de la vida, del Verbo, de Dios, cayendo en el sueño de la muerte. Ciego, mudo y sordo, alejado de Dios y de si mismo, convertido en una sombra de lo que realmente es, el hombre cayó en su actual estado terrenal.

Este estado terrenal es una sombra de lo que estamos llamados a ser en el que reinan la carencia y el sufrimiento por estar separados de Dios. Es un estado equiparable a las necesarias tinieblas en las que ha de manifestarse la luz o la necesaria sed en la que ha de manifestarse la saciedad. Nuestra realización como seres humanos, nuestra misión, es reunirnos con Dios, nuestra vida, y despertar, pasando de ser tinieblas a ser luz en el Señor Efesios 5:8-9. La vida nos muestra imágenes terrenales de esta realidad en los Hijos terrenos que engendramos y en las plantas que surgen de la tierra. La tierra es imagen de nuestra condición terrenal y el cielo de la vida nueva en el Espíritu. Ahora vivimos en la oscuridad, en las raíces, sepultados en la tierra, somos la misma tierra. Nuestra misión es salir de la tierra dándonos a luz, dando a luz nuestra verdadera identidad, nuestro verdadero ser, dando a luz a Cristo y ser y dar sus frutos.

Para que esto sea posible, fue necesario que el Verbo, la vida, Dios, germinase este estado terrenal primero naciendo de Santa María en Jesús el Mesías y luego, por su muerte y resurrección, fecundándonos a nosotros enviando su Espíritu Santo sobre la tierra de nuestro ser. Entonces se abrió la matriz de la humanidad, espiritualmente estéril. Este Jesús de Nazareth, el Mesías, es el primer despierto, el primer cristiano, el primero que se realizó dándose a luz a si mismo, volviendo a hacerse uno con Dios, con Él mismo, con su divinidad de la que se había despojado. El, Dios-Hombre, es el primogénito de los muertos que, rasgando el velo del Sancta Sanctorum, le abrió el camino de la vida, de la unión con Dios a toda la humanidad. Él es nuestro modelo y fue el primero en recorrer el camino al que ahora nosotros, bautizados con su Espíritu, somos llamados. En cuanto a tal, en cuanto a su humanidad, El es nuestro Hermano. (Ver entrada Jesús, el paradigma).

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Hebreos 2:14 y 17



Hijo, El fin. EL Hijo del Hombre.

Habiendo recibido su Espíritu Santo, es el momento de nuestros dolores de parto. Así como María, imagen de la humanidad, dio a luz a Jesús, nosotros debemos engendrarlo transformándonos en Él. Así como Jesús recibió el Espíritu Santo y se hizo uno con Dios abriéndonos el camino, nosotros también lo debemos hacer. La levadura del Espíritu leudará la harina de nuestra humanidad dando a luz nuestra verdadera identidad, el Hombre Nuevo que es uno con Cristo y que es el mismo Cristo como la rama es el árbol y el árbol la rama. Por eso Jesús se autodenominó como “El Hijo del Hombre”. Él es el preciado fruto que debemos engendrar transformándonos en Él. Entonces nuestros dolores de parto que se manifiestan en el exterior en forma del sufrimiento y la carencia que imperan en este mundo cesarán y, reinando sobre ella, devolveremos la creación a su reposo, a su Sabbath en Cristo como dice el apóstol Pablo: “el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” Romanos 8:19-21-22. Entonces la muerte será sorbida en victoria 1 corintios 15:54 y Dios será todo en todo 1 corintios 15:28 , desde el alfa hasta la omega, desde lo informe hasta la forma, desde el Espíritu hasta el cuerpo, desde el cielo hasta la tierra, desde la cabeza hasta los pies. Entonces nuestro Hijo, nuestro verdadero Yo, el Hijo de Dios que somos, el hombre nuevo que es uno con Cristo y que es el mismo Cristo “será arrebatado para Dios y para su trono” Apocalipsis 12:5. Habremos dado a luz a Cristo y seremos uno con Él, vida en su vida y luz en su luz; seremos Él.

En cuanto a tal es nuestro Hijo, “El Hijo del Hombre”, el último y el fin, pues siendo el principio del que todo nace es también el final al que todo tiende y en donde todo haya su reposo y su realización final. (ver entrada la Gran Señal en el cielo).

Y ella dio a luz un hijo varón, el cual había de regir todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. Apocalipsis 12:5


Un comentario sobre “¿Quién es mi madre y mis hermanos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s