De la oscuridad a la luz


A continuación hablaré de los cambios que he experimentado en mi vida tras, habiendo tenido un pasado ateo/agnóstico, haber tenido un encuentro personal con Jesucristo y haberle recibido en mi corazón. Imagino que los efectos que este hecho tubo en mi vida son similares en esencia a los de los demás creyentes que han pasado de la oscuridad a la luz.

En primer lugar mencionaré el alivio indescriptible que el hecho de que Dios exista supuso para mi. No podía imaginar que el hecho de que Dios existiese iba a producir un alivio tan profundo en mi interior. Mas tarde me he dado cuenta de las profundas implicaciones que esto supone para nuestra vida. Nacemos en este mundo sin saber por qué ni para qué y la muerte nos espera a todos inexorablemente. Esto genera una intensa angustia y vértigo interior que todos llevamos dentro y el único remedio 100% efectivo es el conocimiento experiencial, y no la creencia aunque esta sea el primer paso, de que Dios existe. Esto por un lado soluciona el problema de la muerte que antes ni nos atrevíamos a mirar por el temor de desaparecer y por otro lado le da sentido a la vida y a los acontecimientos que la providencia nos trae, también a los amargos. Estos ya no están regidos por un caos aleatorio sin sentido ni objetivo sino que pasan a saberse dirigidos por la providencial mano de Dios y se reciben con Paz y esperanza sabiendo que si Dios lo ha permitido sacará bien de todo ello y que todo acabará bien. Para mi, el encuentro con Cristo supuso el paso de una época muy muy oscura donde la angustia existencial y la ansiedad dominaban llevándome a tratar de aliviarlas sin éxito o solo temporalmente mediante grandes dosis de medicación psiquiátrica, alcohol y drogas, a una etapa de Paz en el corazón. Ya no tomo ni una sola pastilla, ni alcohol, ni drogas de ningún tipo y la ansiedad y la angustia vital han desaparecido completamente. Ya no ando deambulando perdido como una oveja sin pastor sino que se que hay un camino: Jesucristo y mi vida tiene por fin servirle y acercarme a Él lo mas posible.

En segundo lugar quiero referirme al tema de la soledad. Antes de recibir a Jesucristo, uno realmente siempre esta solo. Por mas que uno tenga buena compañía en el exterior siempre queda un fondo de soledad en el interior que lo acompaña siempre porque uno piensa que nadie conoce eso que sucede en el interior sino que es el único que tiene conciencia de ello. Los sentimientos de soledad, de amargura, todos los sufrimientos, las dudas y toda la amargura se viven en soledad y con la impresión de que nadie los va a tener en cuenta, como si a la vida no le importaran y no los fuese a tener para nada en cuenta y se fuesen a perder en el infinito. La soledad es incomprensión. Por mucha buena compañía que tengamos en el exterior esta compañía no es realmente efectiva porque es imposible sentirnos 100% comprendidos y acompañados en el interior, por eso siempre siempre hay un sentimiento interior de soledad y de desamparo que nos acompaña. Cuando uno conoce que Dios es, esa soledad desaparece. Cristo le dice a uno al corazón «Yo siempre he estado contigo»; «Yo siempre te he acompañado». Las lagrimas de alivio no tardan en brotar. Ya sabemos que nunca hemos estado solos en ningún lugar de nuestro interior y que siempre somos 100% comprendidos por nuestro Señor. Sabemos que ni una de nuestras lágrimas se va a perder y que todas son tenidas en cuenta por nuestro Señor. Desde entonces nunca estoy solo, pues siempre puedo elevar mi corazón a Dios y hablar con aquél que siempre me acompaña sabiendo que me comprende al 100% y que siempre me escucha.

En tercer lugar quiero referirme a la seguridad que el saber que Dios es aporta al alma. Antes la existencia misma era hostil y aterradora. Como si detrás de todo hubiese solamente un abismo infinito que no cesa nunca de caer. Todo caía hacia todos lados porque no había un centro en ningún lugar. Ahora, en el lugar donde antes estaba ese abismo infinito está Dios, mi roca firme y todo ha dejado de caer. Por mas que los acontecimientos exteriores se tambaleen, se que Dios está al final firme e inamovible desde la eternidad. Antes no había arriba ni abajo porque no había un centro donde estos pudieran fundamentarse. Ahora Él es el centro y todo esta firme aunque todo se tambalee.

En cuarto lugar quiero referirme al tema de la aceptación de uno mismo. Antes de conocer a Cristo era imposible para mi aceptarme a mi mismo. Siempre había una especie de sospecha de que había algo malo, digno de rechazo en mi interior. Cuando uno conoce a Cristo uno se acepta completamente a si mismo pues se siente amado por alguien que sabe que conoce hasta el último recoveco oscuro de su ser; su creador y el creador de todo. De este tema se trató en la entrada identidad, seguridades y aceptación de nosotros mismos.

En quinto lugar quiero mencionar como el encuentro con mi Señor Jesucristo le ha dado un propósito a mi vida. Antes no vivía para nada, no tenía ninguna causa a la que entregar mi vida. Era como una oveja sin pastor que erraba de aquí para allá sobreviviendo saciando sus instintos primarios. Ahora se que hay un camino, Jesucristo, y trato de vivir para ÉL. Enorme diferencia hay en vivir por vivir, sin objetivo ni meta a vivir para algo.

En sexto lugar quisiera referirme al alivio que se experimenta cuando se sabe que ciertamente habrá justicia. Las malas obras del mal y de los malvados serán retribuidas con total justicia por el Juez mas justo y bueno que pueda haber. Podrá desembocar en castigo, misericordia o lo que sea, eso se deja en manos del Señor, pero se sabe que absolutamente todo será juzgado de la forma mas recta y justa posible.

En séptimo lugar quisiera mencionar que tras recibir a Cristo y saber que Él está ahí, siempre, absolutamente siempre, por horribles y desesperantes que las circunstancias externas puedan ser, hay un fondo de esperanza imposible de perder.




Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s